miércoles, 30 de diciembre de 2009

Balance

Cuando llegan estas fechas ya me pongo a pensar lo que pasó durante todo el año y es en ese momento donde me pongo a hacer un balance en mi cabeza, lo bueno, lo malo, lo que se mantuvo igual al año anterior y demás. Hoy decidí escribirlo, porque hay cosas que uno necesita sacárselo de adentro para poder "tener un peso menos" y seguir adelante, y eso es lo que busco hoy en día, seguir adelante.
Este 2009 realmente tuve muchos altibajos, creo que fue uno de mis peores años en esta corta vida que llevo. Realmente me llevo muchas decepciones, y aún más (y eso es lo que más me molesta) mucho dolor, y de uno que no conocía. Un abandono lo sufre cualquiera, pero creer que las personas que creías conocer no lo son, duele y mucho, y aún más cuando uno tiene a esas personas en un pedestal, por así decirlo, personas en las que se confía y cuando uno más lo necesita desaparece. Y otras que cuando la cosa se pone fea decide desaparecer sin dar más explicaciones, y eso es lo peor si viene de la persona que uno ama (mejor dicho amaba). "Era feliz sin amor" dice una canción, y eso por mi parte es cierto, pero sin amor tampoco se puede vivir. Ya no tengo ese rencor que por meses estuvo en mí, y mucho menos ese odio que sentí por muchos momentos, hoy sólo me quedo con los buenos momentos, o ni siquiera intento recordarlos, lo que pasó, ya quedó atrás, y lo tomo como una experiencia más. Sólo eso.
Pero bueno, como bien se dice por ahí "de los errores se aprende", y yo puedo decir que de este año me llevo muchas enseñanzas, una vez que se choca con la pared no se quiere volver uno a chocar nuevamente, y eso me pasa a mi. Choqué, y choqué mal, di todo sin preocuparme por recibir, y terminé quedandome con nada, ni siquiera un simple "gracias" (no pedía más). Pero bueno allá ellos, yo se que hice bien, más no me quedaba por hacer.
Pero bueno "siempre que llovió, paró" y realmente paró y para mí salió nuevamente salió el sol. Porque a pesar de mis desilusiones y mis malos ratos, aparecieron esas personas que con sólo una mirada ya me entendían, esas que están en las buenas y en las malas, aún esa gente que uno menos se espera. Pero ellos son los que día a día me inspiran, sí, me inspiran y me dan fuerza a seguir día a día mejor que el día anterior y que sin ellos ahí sí que estaría perdida. A ellos gracias, realmente fueron, son y serán mucho para mí.
De lo bueno, me llevo lo mejor, realmente esas pocas cosas buenas hicieron que otra vez volviera a ser feliz y que mañana cuando lleguen las 12 me encuentre con la copa en alto y con una sonrisa estampada en la cara recibiendo un año nuevo, un año nuevo y mejor de este que se termina.
He dicho !


Buen año. Sólo eso me queda decir.